martes, 1 de diciembre de 2015

Canelones de verduritas con bechamel de champiñones

Con la llegada de diciembre me apetecía preparar alguna receta de canelones... no sé, aquí en Catalunya hay mucha tradición para estas fechas. Unos buenos canelons de l’àvia para degustar junto a la familia el día de Sant Esteve. Yo he hecho mi versión healthy y, la verdad es que han quedado muy buenos ¿Te atreves a probarlos?

Ingredientes
1 calabacín grandote
½ puerro
1 zanahoria
10 placas de canelones (mejor si son integrales)
2 lonchas de jamón dulce extra (yo compro el de La Selva ¡está riquísimo!)
Orégano
Pimentón picante
Ajo en polvo
1 cucharadita de vino tinto
Queso mozzarella rallado
Para la bechamel de champiñones:
Leche evaporada 0%
1 cucharada de Tapioca
Nuez moscada
140g champiñones laminados
Preparación
Empezaremos cortando las verduras lo más pequeñito que podáis. Tened en cuenta que tampoco será agradable empezar a encontrarse tropezones, así que a darle a tope al cuchillo. En una sartén, pocharemos con muy poco aceite las verduras, a fuego medio-bajo, que se vayan haciendo lentamente. Mientras tanto, ponemos agua a hervir para las placas de los canelones. Cuando las tengamos listas las extendemos encima de un paño limpio, para que se sequen. Ahora cortamos el jamón york en tiritas bien finitas y lo añadiremos a las verduras. Le damos unos meneos y condimentamos con las especias. Echamos el vino y dejamos un ratito más. Ya ha llegado el momento de montar los canelones. Cogemos una placa, la rellenamos y enrollamos. Y así sucesivamente. Cuando lo tengamos, será el momento de preparar la bechamel. En un cazo pequeñito, echamos leche evaporada, los champiñones y la tapioca. Dejamos que reduzca. Añadimos un poquito más de leche, si lo creemos necesario y, la nuez moscada. Lo dejamos un poco más al fuego, hasta que adquiera la textura que deseamos. Pensad que todavía hay que poner la fuente de los canelones a gratinar, así que lo ideal es que la textura sea levemente líquida, sino nos quedará muy seco. Le echamos el queso rallado por encima y al horno hasta que quede doradito. En la base de la fuente, antes de poner los canelones, he echado un poco de leche evaporada para que no se quedaran enganchados, aunque también le puedes poner aceite de coco. Et voilà! A disfrutar!!!


¡Espero que os animéis a prepararlos!

4 comentarios: